Tierra Santa es, sin lugar a dudas, parte integrante de la comprensión de la Palabra histórica de Dios. Es por eso que hacer una peregrinación a Tierra Santa requiere hacer “un camino del alma”, y caminar esta tierra con el corazón y con la mente “en escucha” con verdadera devoción.

En Tierra Santa el peregrino se encontrará en una situación privilegiada para escuchar la Palabra de Dios, en los lugares en que Él ha resonado. Y es por eso que peregrinar en Tierra Santa permiten al cristiano ponerse en contacto directo con el ambiente donde “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”.

La propuesta de peregrinación en Israel comprende un itinerario amplio a los lugares santos, inspirado en recorridos bíblicos que incluyen visitas a Haifa, Nazaret, Caná, Monte Tabor, Tabgah, Cafarnaún, el Mar de Galilea, Jericó, Qumrán, el Mar Muerto, Belén, Ein Karem, Betania y Jerusalén. Los peregrinos se hospedan principalmente en alojamientos franciscanos privilegiadamente cercanos a los principales santuarios.

Haz clic debajo en el siguiente documento para ver nuestro itinerario.

PEREGRINACIÓN A TIERRA SANTA

Se dice que para el cristiano, Tierra Santa es el “quinto evangelio”. Al recórrela con pies y espíritu de peregrino, nos transmite recuerdos de Jesús, de la Virgen y de los primeros pasos de la Iglesia.